© Copyright Qode Interactive
Técnicas de comunicación en el negocio de la moda
16512
post-template-default,single,single-post,postid-16512,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Técnicas de comunicación en el negocio de la moda

Técnicas de comunicación en el negocio de la moda

La moda es un fenómeno interdisciplinar. Además de signo de distinción, es un poderoso elemento de comunicación, pieza clave en el branding personal.

Ante esta complejidad, es lógico que se utilice la moda en comunicación y que la comunicación en moda se sirva unas técnicas propias.

En los años 60´s, con la irrupción del Prêt à Porter, se fragua una nueva forma de comunicar el producto de moda. El target objetivo se masifica y el mensaje se populariza.

Por otro lado, el fenómeno de la democratización de la moda (cualquier bolsillo puede acceder a piezas de lujo mediante el ahorro) ha hecho que la comunicación abarque un sector de población más amplio cambiando no sólo el mensaje sino las referencias.

Se ha pasado de utilizar a la ex aristócrata Naty Abascal como imagen de Óscar de la Renta a que el diseñador de Harlem, Dapper Dan, fiche por Gucci por su espontaneidad y su facilidad para transformar en lujo los looks gangsta de pandilleros neoyorkinos. La gente de barrio inspira ahora a las altas esferas y no al revés.

En este contexto está claro que los departamentos de comunicación de las marcas y las agencias de comunicación de moda, se esfuercen por transmitir algo diferente, algo especial, muy alejado del que se pueda hacer de cualquier otro tipo de producto a servicio

El lanzamiento de dos colecciones al año ha dado paso a ocho, sin obviar las 25 propuestas anuales de marcas de fast fashion como Zara.

La comunicación dentro del grupo Inditex es cuanto menos curiosa. Concretamente, su marca insignia, Zara, apenas invierte en publicidad, tan sólo en rebajas y de manera excepcional cuando salió a bolsa.

H&M, por su parte, cuenta con una estrategia asentada. Sus compradores esperan con ansia cada año conocer el nombre del diseñador (de primerísimo nivel) que colaborará con una colección cápsula. La campaña es un verdadero acontecimiento.

Colas interminables de clientes que pueden tener, a un precio más que razonable, piezas de diseñadores y marcas de alta gama en edición limitada.

Los fashion films, las exposiciones en los museos, el fenómeno See Now Buy Now en los desfiles, las campañas virales, acontecimientos como la muerte de Versace, las escandalosas declaraciones de Galliano o apoyarse en figuras de la industria musical proporcionan una comunicación de gran valor, tanto cuantitativamente, como cualitativamente.

Chandal deluxe

No Comments

Post A Comment